Blog

Parece que nos inclinamos hacia un mundo hecho por y para los adultos, donde los niños quedan reducidos a espacios muy concretos y solo interesan como consumidores.

Hemos perdido la perspectiva del niño y solo queremos entender la del adulto.

¿Dónde está el respeto a la infancia?

No hay un mundo de adultos y un mundo de niños, es el mismo.

¿Te has planteado alguna vez de dónde viene esa costumbre de asignar el color rosa a las niñas y el color azul para los niños?

¿Por qué hemos asumido como lógica la asignación de un color determinado según el género?

¿Por qué la ropa infantil tiene que estar separada por género?

Seguro que te ha tocado escuchar frases como "le haces demasiado caso", "se te va a subir a la parra", "deja que se enfade, ya se le pasará", "tiene mamitis"... y te has sentido en la obligación de dar explicaciones para justificar cómo das amor. Amar no es mimar. Hacer que se sientan cuidados, queridos y presentes no es mimar: es darle el lugar que les corresponde.

 

Comenzamos contándote que esto va de visionarios y va de amor, my friend. Sí, The Misia Project va de eso. De visionarios porque nos apasionan todas las personas que gracias a su visión y su manera de entender la vida han cambiado el mundo o han hecho de él un lugar mejor para ti y para nosotros. Y de amor porque sin él no lo habrían logrado. Misia no creó nada por ella misma pero fue inspiradora y descubridora de talentos.

Search