Free the colors for the kids o por qué los colores no tienen género

¿TE HAS PLANTEADO ALGUNA VEZ DE DÓNDE VIENE ESA COSTUMBRE DE ASIGNAR EL COLOR ROSA A LAS NIÑAS Y EL COLOR AZUL PARA LOS NIÑOS?

¿POR QUÉ HEMOS ASUMIDO COMO LÓGICA LA ASIGNACIÓN DE UN COLOR DETERMINADO SEGÚN EL GÉNERO?

¿POR QUÉ LA ROPA INFANTIL TIENE QUE ESTAR SEPARADA POR GÉNERO?

      Hoy queremos hacer un alegato a favor de los colores y liberarlos de una vez por todas de esta discriminación absurda y sin sentido. Y lo más importante, liberar a los más pequeños de ese mensaje insistente y nocivo de que los colores tienen sexo. Aunque cueste creerlo, a día de hoy sigue estando muy presente en nuestra sociedad.

     Cada vez que vamos a una tienda les están condicionando para que elijan según unos patrones marcados y no según sus gustos. El condicionamiento al que sometemos a los más pequeños empieza tristemente en una simple tienda de ropa.

     Pero lejos de terminar ahí, continúa en un montón de jugueterías y en nuestro día a día. Si dentro de la familia no se hace especial hincapié a los más pequeños de esa anomalía, es muy probable que ya desde ese momento empiecen a darle connotaciones de género a los colores, y a las cosas en general. Porque aunque nosotros no lo hagamos, la sociedad es mucho más persuasiva y machacona.

La personalidad la desarrollamos y la completamos de muchas maneras y una de ellas es expresándonos a través de los colores.

     Quizás nunca te lo habías planteado o quizás creas que es algo biológico, pero la realidad es que no. De hecho hasta los años 90, en nuestro país no hubo una consolidación en cuanto a la asignación de colores al género. A partir de entonces, el rosa y el azul pasaron a predominar el mundo infantil y a día de hoy está presente en todo lo que tienen que ver con los niñ@s.

 

    ¿Aún crees que es una realidad que a las niñas les gusta más el rosa y a los niños el azul?

 

Franklin D. Roosevelt con el pelo largo y vestido blanco en su más tierna infancia.
 Franklin D. Roosevelt con pelo largo y vestido blanco en su más tierna infancia.

  

COMENCEMOS ¿SABÍAS QUÉ...?

  • La asociación de colores al género comenzó a darse en occidente a principios del siglo XX y antes de esto, los colores eran bastante libres para la infancia.
  • Un dato curioso, en el siglo XIX a los niños y niñas se les vestía con vestidos blancos hasta los seis o siete años y tampoco se les cortaba el pelo de manera diferente, todos llevaban el pelo largo. No se veía importante que al ver a un bebé hubiese que saber inmediatamente su género.
  • Durante el siglo XVIII el rosa se consideraba un color masculino, yes, masculino. Esto era debido a que los uniformes militares eran en su mayoría rojos y llevado al mundo infantil se transformaba en rosa. En cambio, el azul se identificaba con la pureza, la suavidad y lo delicado aunque se utilizaba indistintamente para el género femenino como masculino.
Esto comienza a cambiar cuando a principios del siglo XX, al terminar la      1ª Guerra Mundial desaparece el rojo de los uniformes militares y comienzan a elegir el azul como color predominante.

     

         A pesar de ello, los colores seguían sin tener género y los lucían todas las personas por igual.

     

    PERO ENTONCES, ¿CUÁNDO EMPEZAMOS A HACER ESTA DISTINCIÓN?

         Podemos decir que este fenómeno comienza a mediados del siglo XX y como ya te hemos contado más arriba, no se convierte en una realidad en el mundo infantil hasta principios de los años noventa en nuestro país.

    ¿Y PORQUÉ?

         Pues una de las razones, es que a partir de los 80 empezamos a poder saber el sexo del bebé gracias a las ecografías y la otra es, redoble de tambores… por la llegada de las princesas Disney.

         A partir de ahí todo se divide en dos: ropa, accesorios, juguetes... pasan a multiplicarse o a definirse claramente con un género concreto.

         La moda y la mercadotecnia decidieron por nosotros que los colores tenían género. El mercado, una vez más, nos llevó por donde quería para poder vender más. Increíble pero tristemente cierto.

    Los colores tienen que ser libres, como los niños. FREE THE COLORS FOR THE KIDS!! 

    Dejad a l@s niñ@s que elijan los colores que ellos quieran. Necesitan poder expresarse y los colores forman parte del desarrollo de su personalidad.

         Desde el momento en el que no son libres de elegir el color que quieren porque alguien ha decidido que no les corresponde, les estamos limitando, les estamos diciendo que hay algo malo en su elección y, por ende, que hay algo malo en ellos.

    Pensemos bien lo que estamos haciendo a los más pequeños.

     

    Dejarles elegir con libertad es importante para crecer con autoestima y libertad de ser.

         El género, el rosa y el azul, solo tienen un componente social, no es más que una costumbre adquirida y carente de sentido, no tiene nada que ver con la biología y sí con la mercadotecnia. No es más que una creencia que hemos normalizado, creando estereotipos que limitan.

         Dejad a los niñ@s y a los colores que se elijan como les dé la gana para que se sientan bien siendo ell@s mism@s.  

    1 Comentario

    Antonino

    16-09-2021

    Me ha encantado! Y ver al futuro presidente de los estados unidos con falda ha sido, cuanto menos, sorprendente. Muy interesante Misia!

    Deja un comentario

    Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

    Search