Blog

Hay frases o expresiones que, la mayor parte de las veces, las repetimos porque a nosotros también nos las han dicho mientras crecíamos y no creemos que sean “para tanto”.
Por eso, está bien ser conscientes de qué no deberíamos decirles nunca, y tener siempre muy presente que las palabras pueden hacer tanto daño como el maltrato físico.

Seguro que te ha tocado escuchar frases como "le haces demasiado caso", "se te va a subir a la parra", "deja que se enfade, ya se le pasará", "tiene mamitis"... y te has sentido en la obligación de dar explicaciones para justificar cómo das amor. Amar no es mimar. Hacer que se sientan cuidados, queridos y presentes no es mimar: es darle el lugar que les corresponde.

 

Search